CARLOS FERNANDEZ, NICARAGUA (PARTE 2)

En Miramar nos recibieron con los brazos abiertos donde desde un primer momento nos sentimos como en casa gracias a la cálida acogida tanto en el resort como por los chicos locales que están aprendiendo a surfear desde que el resort les ayuda con el material y la enseñanza.

Aquí en Miramar no nos cuadraron condiciones épicas, pero suficiente como para disfrutar al máximo del lugar. Mientras esperábamos mejores condiciones para surfear el point principal (Punta Miramar), los chicos decidieron sacar el bote y llevarnos a un secret spot donde nos cruzamos con un total de 0 personas en todo el día…

Al siguiente día empezó a mejorar la condición del mar y finalmente pudimos disfrutar de unas sesiones de surf en el point Punta Miramar… Izquierda que barre hasta el final de una pequeña punta de rocas donde genera un perfecto y fácil bowl para una sección de tubo…

 

Todavía sin el siguiente destino previsto, nos ponemos a investigar por internet sobre el norte de la costa pacífica donde empecé, indagando profundo, a leer cosas maravillosas sobre un beach break muy potente llamado ‘’The boom’’ donde las primeras recomendaciones son llevar más de una tabla porque lo más probable es que quiebres alguna en tu estancia. Le pedí la opinión a Christian, el dueño del resort, que lleva varios años en Nicaragua y sin pensárselo dos veces quiso acompañarnos para surfear de nuevo esta potente ola. Así es que tablas al todo terreno y 3 horas de camino para llegar a esta rebuscada zona.

Nos encontrábamos en estas cabañas rodeados de palmeras y a dos pasos de unas playas preciosas y solitarias playas…

Increíbles sesiones aquí en ‘’The Boom’’, quedé totalmente impresionado con la calidad de la ola y con la facilidad que funciona…Fuera del ‘’efecto lago’ corres el riesgo de que aparezcan los vientos onshore a partir del medio día, así es que todo lo que necesitas para surfear esta ola es una marea media o alta por la mañana y un swell nada especial a partir de 2-3 pies… Entonces podrás entubarte todo lo que quieras…

Así, llegamos al final de nuestra ruta nicaragüense y empezamos a descender de vuelta a Costa Rica. Entre horas y horas de bus, Taxi, caminatas etc… decidimos hacer una parada en un pueblo artesano cerca de la capital que acabó poniéndole la guinda a nuestro paso por el país, cuando subimos a ver el volcán activo de Masaya durante la noche, sin duda una de las mejores experiencias de todo el viaje…

Leave your reply